lunes, 26 de junio de 2017

Críticas cinematofágicas: 10 negratas

Diez negratas

Basada en la novela del mismo título de A. Gatas Cristi, esta película de suspense llega a nuestras pantallas después de un calvario legal debido a la querella impuesta contra ella por el Instituto Anti‑racista Americano (Love Negroes Institute). La historia trata de un grupo de diez amigos blancos que se reúnen en un lugar apartado del África tropical para rememorar su juventud. Cada personaje va acompañado por un sirviente de color, de color negro. Los sirvientes van muriendo uno a uno de forma extraña hasta llegar a sumar diez, pues de haber sido menos, o más, el título de la película hubiera tenido que cambiar, y los productores no estaban para cambios. Siguiendo con el relato, los diez blancos se quedan sin negros. Todos sospechan que la muerte de su sirviente es una venganza de los otros convidados y que ahora les toca a ellos prepararse el Cola Cao. Ante semejante tesitura, sin lacayos que les sirvan y les vistan y, lo que es peor, sin porteadores de equipaje, deciden viajar a Nairobi, donde es fama que adquirir un nuevo sirviente de color cuesta muy poco. Antes de despedirse prometen no volver a reunirse a menos de llevar dos sirvientes, uno de reserva por si el otro termina sacrificado. Rodada en blanco y negro por el director novel Kukus Klaus, la película está actualmente prohibida en todo el África tropical. Producción patrocinada por Nutrexpa.

Fred Cineman

26.06.17

lunes, 19 de junio de 2017

Cosas de religión

San Jerónimo, en la Historia de los Padres del desierto, refiere que un centauro tuvo una conversación con San Antonio el ermitaño; y luego cuenta una entrevista mucho más larga que el mismo San Anto­nio tuvo con un sátiro.  San Agustín, en su sermón treinta y tres, dice cosas tan extraordinarias como San Jerónimo: «Era ya obispo de Hipona cuando fui a Etiopía con algunos servidores de Cristo para predicar allí el Evangelio.  Vimos en aquel país muchos hombres y mu­jeres sin cabeza, que tenían dos ojos grandes en el pecho; y encontra­mos en regiones más meridionales un pueblo, cuyos habitantes no te­nían más que un ojo en la frente» etcétera. Eso lo he sacado de Voltaire. Si este librepensador francés hubiera visto la guerra de zombies que es el asalto a las rejas de la virgen del rocío, ¿no pensaría que San Agustín, San Gerónimo y todos los otros visionarios eran unos pardillos sin imaginación. Pues ahí estamos. Este mundo no lo arregla ni Dios. Ningún Dios. Buena nos espera.

La oveja feroz

19.06.17


lunes, 29 de mayo de 2017

Una visión aguda de las religiones

Cada pocos miles de años algún pastor inhala humo de un brasero encendido y tiene una visión, o come pan de centeno en una cueva y ve a Dios. Desde ese momento sus seguidores se matan unos a otros a la menor provocación. Mansiones tétricas llamadas templos son erigidas por unos partidarios y destruidas por los otros, y sobre sus ruinas se perpetúan las luchas sangrientas.
La religión organizada predica el orden y el amor pero practica el caos y la furia. ¿Por qué?

(Kerry Thornley, Introducción a Principia Discordia)

la oveja feroz
28.05.17


lunes, 1 de mayo de 2017

Críticas cinematofágicas: La cucaracha feliz

La cucaracha feliz

Animada versión de La metamorfosis, del escritor checo Franz Kafka. Y decimos animada no por la trama del film, un poco previsible, sino por ser una película de dibujos animados. La factoría Disney se ha atrevido con este clásico de la literatura infantil… checa. Agoreros hubo que dijeron que la trama del libro (un hombre que, agobiado por sus padres, se transforma en una cucaracha) no daba para una película de animación, pero los técnicos de Disney han demostrado que la hazaña era posible. Si bien, como hemos indicado al principio, la trama era previsible, su director Sonny Bitchie salva la situación con momentos musicales memorables. Pasará a la historia del cine musical el baile que, animado con música de Soshta y Kovitch, se marcan el padre, la madre y el hijo a medio convertir en insecto. Los movimientos de los élitros del personaje que interpreta a la cucaracha son magníficos y resaltan los acordes de vals de la música. Los efectos especiales que permiten al espectador seguir la transformación del personaje de humano checo a cucaracha animada, son extraordinarios. Los niños disfrutarán de esa historia infantil y sus padres también. La empresa de comida étnica McDonalds se ha hecho con la exclusiva de los muñecos de la cucaracha, que repartirán entre el público infantil que acuda a degustar sus productos, metidos dentro del panecillo, para que la sorpresa deleite al niño que exclamará gozoso: “Papá, una cucaracha en mi hamburguesa”. Lo malo es que cuando vayan a cogerla, ésta se les escape. Pero eso es otra historia. Acudan, padres y chicos, a disfrutar este nuevo producto musical de la factoría Disney.

Fred Cineman

01.05.17

lunes, 24 de abril de 2017

Últimas noticias

◙ ¿Mi plato favorito? Eso depende. Si tengo mucha hambre, el plato hondo porque cabe más comida.
◙ ¿Por qué se puede mear sin cagar pero no se puede cagar sin mear?
◙ Walt Disney vuelve a ser hibernado a petición propia tras ver en televisión una película porno de Blancanieves con los siete enanitos.
◙ La substancia causante de los herpes de piscina convertida en materia orgánica para yogures.
◙ La energía eólica deviene la causa principal de muertes por accidente en el país, pero no por electrocución sino por decapitación.
◙ Cientos de católicos evitan acudir a una protesta contra el aborto por miedo a ser tildados de protestantes.
◙ El PP afila sus colmillos para mejor dar las mordidas.

◙ Un torero disléxico se corta la colita.


martes, 18 de abril de 2017

Actualidad de la vieja política

Extracto de «Vieja y nueva política», de José Ortega y Gasset:
“Asistimos al fin de la crisis de la Transición, crisis de sus hombres, de sus partidos, de sus periódicos, de sus procedimientos, de sus ideas, de sus gustos y hasta de su vocabulario; en estos años, en estos meses concluye la Transición la liquidación de su ajuar; y si se obstina en no morir definitivamente, yo os diría a vosotros que nuestra bandera tendría que ser ésta: «la muerte de la Transición»: «Hay que matar bien a los muertos.» Tardará más o menos en venir; pero el más humilde de vosotros tiene derecho a levantarse delante de esos hombres que quieren perpetuar la Transición y que asumen su responsabilidad, y decirles: «No me habéis dado maestros, ni libros, ni ideales, ni holgura económica, ni amplitud saludable humana; soy vuestro acreedor, yo os exijo que me deis cuenta de todo lo que en mí hubiera sido posible de seriedad, de nobleza, de unidad nacional, de vida armoniosa, y no se ha realizado, quedando sepulto en mí antes de nacer; que ha fracasado porque no me disteis lo que tiene derecho a recibir todo ser que nace en latitudes europeas.”
Pues bien; salvo Pablo Iglesias y algunos otros elementos, componen esas Cortes partidos que por sus títulos, por sus maneras, por sus hombres, por sus principios y por sus procedimientos podrían considerarse como continuación de cualesquiera de las Cortes de 1978 acá. Yesos partidos tienen a su clientela en los altos puestos administrativos, gubernativos, seudotécnicos, inundando los Consejos de Administración de todas las grandes Compañías, usufructuando todo 10 que en España hay de instrumento de Estado. Todavía más; esos partidos encuentran en la mejor Prensa los más amplios y más fieles resonadores. La España oficial consiste, pues, en una especie de partidos fantasmas que defienden los fantasmas de unas ideas y que, apoyados por las sombras de unos periódicos, hacen marchar unos Ministerios de alucinación.'

(José Luis Pardo, Estudios del malestar)


lunes, 27 de marzo de 2017

Críticas cinematofágicas: Salvar al soldado Pérez

Salvar al soldado Pérez

Película bélica hispanoli donde se quiere destacar el carácter compasivo del ejército español. El argumento es sencillo: a una madre extremeña, que tenía diez hijos de soldados en la guerra de Marruecos (aquí el espectador debe elegir si considera que se trata de un tiempo pasado o de uno futuro), le matan en la contienda a nueve de ellos. El alto mando entonces, apercibidos por un tío sacristán de la viuda, que tenía un primo que ejercía de machaca en el Alto Estado Mayor, decide salvar a éste décimo miembro de esta mujer, que esperaba a sus hijos para dedicarlos al pastoreo de la merina. El Alto Estado Mayor envía al teniente Llagostera a las montañas del Rif para rescatar a este último Pérez extremeño. La cosa se complica porque el teniente Llagostera es desviado a Canarias primero (algo que ver con un negocio de contrabando de emigrantes ilegales que llevaban a medias el capitán de la fragata y un constructor de Barbate). Total que el teniente Llagostera llega a Marruecos cuando ya ha finalizado la guerra. Se pone a buscar al soldado Pérez, pero éste no aparece. Al final, y después de tribulaciones sin cuento (porque si las contara no acabaría esta puta crónica) da con el soldado Pérez, ahora ex soldado, apalancado en una kasba de Tetuán, arrimado a una viuda rica marroquí que le trataba como un Pachá. Enterado por el teniente Llagostera de lo ocurrido a sus hermanos y que su madre viuda le necesita para el pastoreo, el ex soldado Pérez le dice al teniente que él no vuelve, que allí está mucho mejor que en el monte con las ovejas, que aquí podía meterla en vaginas más acogedoras y que encima no balaban, y además le alimentan, y que su madre se puede meter las putas merinas donde le quepan. El teniente Llagostera, que no quiere fracasar en su misión, urde un ardid para sacar al soldado Pérez de su confortable situación. Pero no os lo voy a contar, jodidos. Si queréis saber lo que pasa vais al cine, tacaños de mierda. Hala, a cascarla.
            El director, Josep Lluis Soga, ha contado para esta película con un elenco de actores jóvenes entre los que destacan Manuel Aleixandre y José Bódalo, que tuvo que ser desenterrado pero que, aún exhumado, lo hace muy bien.

Fred Cineman

27.03.17